Al menos 13 muertos tras un aterrizaje de emergencia en un aeropuerto de Moscú

Al menos 13 personas han muerto, dos de ellas menores, en el accidente de un avión en el principal aeropuerto de  Moscú. La aeronave de pasajeros Superjet-100 que hacía el trayecto Moscú-Murmansk se incendió este domingo en el aeropuerto de Sheremétievo después de efectuar un aterrizaje de emergencia. Además de los 13 fallecidos, confirmados por el Comité de Investigación, hay varios heridos. La tripulación aseguró a las agencias rusas que un rayo había alcanzado a la aeronave en pleno vuelo, lo que les obligó a volver al aeropuerto y realizar el aterrizaje de emergencia. La aerolínea Aeroflot, sin embargo, habla de “razones técnicas”.

El incendio, que devoró por completo la aeronave, de fabricación rusa, se produjo después del aterrizaje. Aunque la investigación señala que el cableado eléctrico de la aeronave pudo prenderse fuego antes. Los aviones pueden atraer rayos, especialmente en el despegue y cuando atraviesan zonas de tormenta, pero es raro que estos causen daños físicos significativos en el aparato y no suelen afectar a la seguridad del vuelo, según la Organización Internacional de Aviación Civil.

Las autoridades han abierto un proceso por “violación de las reglas del uso del transporte aéreo que llevó a la muerte de dos o más personas”. En los vídeos tomados por otros viajeros del aeropuerto y personal de seguridad se aprecia a decenas de personas bajar por el tobogán de emergencia y a muchos otros correr por la pista. Los servicios de emergencia apuntan a que es muy difícil realizar un recuento efectivo porque muchos pasajeros comenzaron a vagar por el aeropuerto con la situación de caos. Además, aseguran que muchos pasajeros dificultaron las labores de evacuación por intentar sacar consigo su equipaje de mano y otras pertenencias.

“Casi nos desmayamos por el terror mientras el avión se movía hacia arriba y hacia abajo como un saltamontes y se incendió ya en el suelo”, comentaba Piotr Yegorov al diario Komsomolskaya Pravda. “Ahora no entendemos nada. Los servicios de emergencia y los médicos están ahora atendiéndonos”, añadió.

El aparato, de la aerolínea rusa Aerflot, llevaba 78 personas a bordo, 72 de ellos pasajeros e iba desde el principal aeropuerto de la capital hacia Murmansk, ciudad en el noroeste de Rusia. Sobre las 18.35 hora local (17.40 en la España peninsular) la aeronave solicitó un aterrizaje de emergencia. Según el portal Flightradar24 no pudo hacerlo hasta la segunda intentona. El chasis de la aeronave impactó contra el suelo y se incendió. Se desplegó entonces el dispositivo de emergencia dentro de avión para la evacuación de los pasajeros. El Ministerio de Situaciones de Emergencia informó que se tardó 18 minutos en extinguir las llamas.

“El avión informó de un problema a bordo y se dispuso a efectuar un aterrizaje de emergencia. No lo consiguió en el primer intento y en el segundo el tren de aterrizaje impactó contra la pista, al igual el morro de aparato, y se produjo el incendio”, detalló la fuente a Interfax. De momento se desconoce el problema que obligó a los pilotos del Superjet-100, un avión de fabricación rusa, a regresar a Sheremétievo.

El Superjet-100 fue el primer avión civil diseñado en Rusia tras la caida de la Unión Soviética. En su momento fue una fuente de orgullo, pero después ha tenido grandes críticas. Desde que comenzó a volar en 2008, este es el segundo accidente mortal que involucra a un Superjet 100, de acuerdo con la base de datos Aviation Safety Network. Además, ha tenido otros dos accidentes con heridos.

La aerolínea no aclara qué causó el siniestro. Solo asegura que la aeronave se vio obligada a regresar al aeropuerto de partida “por razones técnicas”. Un equipo de psicólogos se ha desplegado en el aeropuerto de Murmansk para asistir a los familiares y allegados del avión siniestrado, según dijo el gobernador interino Andrei Chibis en Instagram.

EL PAIS.COM

La entrada Al menos 13 muertos tras un aterrizaje de emergencia en un aeropuerto de Moscú se publicó primero en Noticias Manizales.

Fuente